Presentación en el Instituto de Historia y Cultura Militar, 24 de enero de 2018 - La senda de Sulus
15700
post-template-default,single,single-post,postid-15700,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
 

Presentación en el Instituto de Historia y Cultura Militar, 24 de enero de 2018

un-album-para-no-olvidar

Presentación en el Instituto de Historia y Cultura Militar, 24 de enero de 2018

GUERRA CIVIL ESPAÑOLA.

LOS LIBROS QUE NOS LA CONTARON (LA ANTORCHA)

Presentación en el Instituto de Historia y Cultura Militar, 24 de enero de 2018

Fernando Calvo González-Regueral

 

Por encima de cualquier consideración política o ideológica, social o económica, internacional o meramente regional, lo ocurrido en España entre el 17 de julio de 1936 y el 1º de abril de 1939 fue una guerra. Esto es: un conflicto armado entre dos colectividades que, no habiendo sabido –o querido o podido- resolver sus diferencias de forma pacífica, optan por recurrir a la violencia para hacerlo. Si esos dos colectivos brotan de un mismo país, entonces la guerra es civil. Y si la conflagración estalla en la época más violenta de la Historia Universal, la comprendida entre las dos guerras mundiales, el conflicto deviene en total.

Sí, la Guerra Civil española fue una guerra total: el objetivo no era, ni mucho menos, convencer al contrario, ni siquiera solamente vencerlo; era más fácil y más rápido y más eficaz –pensaron torcidamente ambas facciones en liza- exterminar al oponente, empleando el verbo en la más estricta literalidad de su significado. La borrachera de odio de ambos bandos impidió ver a estadistas y militares, a políticos y diplomáticos, a periodistas y civiles de todo tipo, que en una guerra total, donde el objetivo último no es la consecución de una paz más justa sino de una aplastante victoria, el enemigo es la propia guerra, monstruo desatado de cualquier consideración ética, lo que en estos tiempos de terrorismo global y, no se olvide, de presencia aun de armas nucleares capaces de borrar nuestro planeta, debería seguir suscitando, al menos, nuestra reflexión acerca del fenómeno bélico, esa constante histórica.

Dentro de la vasta –con uve- y basta –con be mas con excepciones- bibliografía de la contienda, solo un porcentaje muy pequeño de obras se han dedicado a estudiar la guerra como lo que fue, un conflicto armado, perdiéndose los estudiosos en los campos de la ideología, manteniendo en cierta medida el clima de guerra civil, si bien ya solo en el papel. Perderse en las interpretaciones de los hechos lleva a callejones sin salida; estudiar pausadamente los hechos, no. Y los hechos bélicos contienen las claves para comprender por qué un bando la ganó y por qué el otro la perdió. La respuesta a esa pregunta bifaz no está en la cantidad o calidad del armamento empleado –ambos bandos fueron surtidos con las mejores armas del momento-, ni siquiera con las fuerzas movilizadas: repárese en la enormidad que supone que un país pobre como la España del 36 logrará movilizar dos ejércitos de más de un millón de soldados cada uno. Las respuestas están en el uso que cada uno de los bandos hizo de sus recursos disponibles.

En ese sentido, la bibliografía militar de la guerra no contaminada de ideología parece devolvernos una respuesta contundente: los sublevados supieron emplear mejor sus recursos y nunca dudaron, ni en sus más bajos momentos morales, de alzarse con la victoria. Los gubernamentales dilapidaron el caudal que hace ganar cualquier guerra moderna, el dinero, y, a lo que se ve, emplearon peor la ayuda que recibieron. Su lema “No pasarán”, además, les situó siempre a la defensiva. Y en la guerra, como en la vida, como en la literatura, hay que jugar a ganar. Tres obras, cada una de ellas dedicada a una faceta bélica –naval, aérea y terrestre- corroboran con datos lo afirmado:

  • La guerra en el mar (Hombres, barcos y honra). Basado en las memorias del almirante Francisco Moreno y recopiladas por los capitanes de corbeta Fernando y Salvador Moreno de Reyna. Editorial AHR, Barcelona, 1959.
  • La guerra de España desde el aire. Dos ejércitos y sus cazas frente a frente. Jesús Salas Larrazábal. Ediciones Ariel, Barcelona, 1969.
  • Monografías de la Guerra de España. Servicio Histórico Militar (ponente José Manuel Martínez Bande). Editorial San Martín, Madrid, 1968-2007.
No hay comentarios

Deja un comentario